Wednesday, February 21, 2024
Homedestacado-izquierdaSorprendente hallazgo en la selva amazónica ecuatoriana: encuentran fascinante red de ciudades construidas hace 2.500 años

Sorprendente hallazgo en la selva amazónica ecuatoriana: encuentran fascinante red de ciudades construidas hace 2.500 años

El más reciente estudio publicado por la Science, el 11 de enero de 2024, ha revelado el hallazgo de una majestuosa red de ciudades de 2500 años de antigüedad en la Alta Amazonía de Ecuador. La obra daría cuenta de un ejemplo de civilización agrícola nunca antes registrado en dicha selva tropical; acercándonos a valiosos conocimientos sobre las culturas ancestrales que han habitado estos territorios.

Con la convicción que más allá del conocimiento arqueológico, podemos reconocer en los vestigios de la memoria la enorme sabiduría y desarrollo propio de los pueblos originarios; compartimos a continuación un artículo elaborado por Lizzie Wade para science.org, a fin de conocer mas detalles sobre este majestuoso descubrimiento para occidente.

Los arqueólogos alguna vez creyeron que la antigua selva amazónica era un lugar inhóspito, escasamente poblado por bandas de cazadores-recolectores. Pero los restos de enormes movimientos de tierra, pirámides y caminos desde Bolivia a Brasil descubiertos durante las últimas dos décadas han demostrado de manera concluyente que el Amazonas albergaba sociedades grandes y complejas mucho antes de que llegaran los colonizadores europeos. Ahora, hay evidencia de que otra sociedad humana, la más antigua hasta ahora, dejó su huella en la región: una densa red de ciudades interconectadas, ahora escondidas bajo el bosque en el valle de Upano en Ecuador, ha sido revelada por la tecnología de mapeo láser llamada lidar. Los asentamientos, descritos hoy en Science descritos hoy en Science, tienen al menos 2.500 años de antigüedad, más de 1.000 años más que cualquier otra sociedad amazónica compleja conocida.

Lidar, que permite a los investigadores ver a través de la cubierta forestal y reconstruir los sitios antiguos que se encuentran debajo, «está revolucionando nuestra comprensión del Amazonas en la época precolombina», dice Carla Jaimes Betancourt, arqueóloga de la Universidad de Bonn que no participó en la nueva obra. El hallazgo de una red urbana tan antigua en el valle de Upano resalta la diversidad de antiguas culturas amazónicas no reconocidas durante mucho tiempo, que los arqueólogos apenas están comenzando a poder reconstruir.

Stéphen Rostain, arqueólogo del CNRS, la agencia nacional de investigación de Francia, comenzó a excavar en el valle de Upano hace casi 30 años. Su equipo se centró en dos grandes asentamientos, llamados Sangay y Kilamope, y encontró montículos organizados alrededor de plazas centrales, cerámica decorada con pintura y líneas incisas, y grandes jarras que contenían los restos de la tradicional chicha de cerveza de maíz . Las fechas por radiocarbono mostraron que los sitios de Upano estuvieron ocupados desde alrededor del 500 a. C. hasta entre el 300 y el 600 d. C. «Sabía que teníamos muchos montículos, muchas estructuras», dice Rostain. «Pero no tenía una visión completa de la región».

Eso cambió cuando el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural de Ecuador financió un estudio lidar del valle en 2015. Aviones especialmente equipados emitieron pulsos láser hacia el bosque y midieron su camino de regreso, revelando características topográficas que de otro modo serían invisibles bajo los árboles.

Un gran complejo de andenes de tierra en Nijiamanch, uno de los asentamientos urbanos del Valle de Upano. Esteban Rostain. En: science.org

Los datos lidar permitieron a Rostain y sus colaboradores ver las conexiones entre los asentamientos y también descubrieron muchas más. «Cada día era Navidad, con un regalo nuevo», dice Rostain. El equipo identificó cinco asentamientos grandes y 10 más pequeños en 300 kilómetros cuadrados en el valle de Upano, cada uno de ellos densamente poblado de estructuras residenciales y ceremoniales. Las ciudades están intercaladas con campos agrícolas rectangulares y rodeadas de terrazas en las laderas donde la gente plantaba cultivos, incluidos maíz, mandioca y batata encontrados en excavaciones pasadas. Carreteras anchas y rectas conectaban las ciudades entre sí, y las calles discurrían entre casas y barrios dentro de cada asentamiento. «Estamos hablando de urbanismo», dice el coautor Fernando Mejía, arqueólogo de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador.

Aunque los investigadores aún no saben cuántas personas vivían en el valle de Upano, los asentamientos eran grandes: el área central de Kilamope, por ejemplo, cubre un área comparable en tamaño a la meseta de Giza en Egipto, repleta de pirámides, o a la avenida principal. de Teotihuacán en México. El alcance de la modificación del paisaje de Upano rivaliza con las «ciudades jardín» del Clásico Maya, dicen los autores. Y lo descubierto hasta ahora “es sólo la punta del iceberg” de lo que se podría encontrar en la Amazonía ecuatoriana, afirma Mejía.

La red de caminos que conectan los sitios de Upano sugiere que todos existieron al mismo tiempo. Son un milenio más antiguos que otras sociedades amazónicas complejas, incluidos los Llanos de Mojos, un antiguo sistema urbano recientemente descubierto en Bolivia. Las ciudades del valle de Upano eran más densas y estaban más interconectadas que los sitios de los Llanos de Mojos, dice Rostain. “Decimos ‘Amazonia’, pero deberíamos decir ‘Amazonias’” para captar la antigua diversidad cultural de la región, afirma.

Sin embargo, los detalles de cada cultura aún están apareciendo a la vista. Tanto en el valle de Upano como en los Llanos de Mojos, los habitantes eran agricultores que construían caminos, canales y grandes edificios cívicos o ceremoniales. Pero “apenas estamos empezando a entender cómo funcionaban estas ciudades”, incluyendo cuántas personas vivían en ellas, con quién comerciaban y cómo eran gobernadas, dice Jaimes Betancourt, quien estudia Llanos de Mojos.

Por lo tanto, es demasiado pronto para comparar las ciudades de Upano con sociedades como las mayas clásicas y Teotihuacan, que eran «mucho más complejas y más extensas», dice Thomas Garrison, arqueólogo y geógrafo de la Universidad de Texas en Austin que se especializa en lidar y no estaba involucrado en el trabajo. Aún así, dice, «es sorprendente que todavía podamos hacer este tipo de descubrimientos en nuestro planeta y encontrar nuevas culturas complejas en el siglo XXI».

Fuente: https://www.science.org/content/article/laser-mapping-reveals-oldest-amazonian-cities-built-2500-years-ago

Imagen de portada: Mapa lidar de calles antiguas bordeadas de casas en la ciudad de Kunguints, Amazonia ecuatoriana. Antoine Dorison y Stéphen Rostain. En: science.org

No comments

Sorry, the comment form is closed at this time.