Monday, May 27, 2024
HomeArtes y oficiosWENUMAPU: Un recorrido astronómico desde territorio mapuche (crónica e imágenes)

WENUMAPU: Un recorrido astronómico desde territorio mapuche (crónica e imágenes)

La revista internacional National Geographic destacó en sus publicaciones una expedición astronómica por territorio ancestral en el sur de Chile

Alexis Trigo, astrofotógrafo chileno, comenta sobre su expedición astronómica al territorio mapuche del sur de Chile

Este fotorreoportaje fue realizado por el astrofotógrafo Alexis Trigo, observador del cielo nocturno. Puedes ver más de su trabajo aquí.

WENUMAPU: Un viaje fotográfico al cielo nocturno Mapuche

Son las 10:35 de la noche del 20 de enero. No hay señales de sectores urbanos, no hay internet, no hay tráfico: me encuentro solo frente a siluetas de majestuosos árboles gigantes que brotan desde las faldas del Volcán Llaima, bajo un brillante cielo nocturno de azul profundo. Estoy en el increíble Parque Nacional Conguillio, que a diario recibe a cientos de turistas que buscan relajo y desconexión del ritmo de la ciudad.

Hace 7 años que vivo en el Desierto de Atacama, donde las bondades climáticas permiten más de 300 noches despejadas al año. Sin embargo, durante los meses de verano, llegan las lluvias del altiplano y con ellas una extensa nubosidad. Precisamente en estas fechas me muevo a otros lugares del país para encontrar cielos de igual magnitud de belleza. Así fue como viajé hacia el sur de Chile para sumergirme en su naturaleza verde y húmeda, totalmente diferente al desierto de Atacama.

Cielos de gran calidad

Mi viaje fotográfico se centró principalmente en la región de la Araucanía y una parte de la región de Los Ríos, destacando el impresionante Parque Nacional Conguillio, que en el año 2020 bajo una investigación liderada por la astrofísica, Angie Barr, concluyó que el parque cuenta con cielos clase 2 en la escala de Bortle. La escala de cielo oscuro de Bortle mide el brillo del cielo nocturno. Tiene 9 niveles, siendo el nivel 1 el de los cielos más oscuros existentes y el nivel 9 el cielo de una ciudad.

cielo
Silueta de Araucarias bajo una pequeña parte del brazo de Sagitario donde se puede apreciar en color rojizo la nebulosa de Carina. Esta área del cielo es el límite aproximado entre el brazo galáctico de Sagitario y el brazo galáctico de Orion. A la derecha se puede ver La Gran Nube de Magallanes, una pequeña galaxia espiral barrada, la tercera más cercana a la vía láctea. / Alexis Trigo / IG @alexistrigot
Los principales protagonistas del cielo de verano del Hemisferio Sur son:

El brazo galáctico de Orión que se aprecia como una tenue banda arqueada que se extiende casi 180° en el cielo, la prominente constelación de Orión, quizás la más conocida del cielo nocturno, las Nubes de Magallanes, la nebulosa de Carina y la Cruz del Sur, estas dos últimas se encuentran situadas en uno de los extremos del brazo galáctico de Sagitario que en esos meses comienza aparecer completamente en el crepúsculo del amanecer. Solo me acompaña un gran angular, dos baterías, una linterna roja y equipo de campamento.

Comienza el recorrido

Todos los días durante el atardecer tomaba mis equipos, comida, agua y salí a caminar en búsqueda de escenarios y elementos que me cautivaran. Fue así como en el sendero “La Playa” me encontré con esta imponente Araucaria seca que a pesar de estar muerta sigue beneficiando a la biodiversidad ya que se convierte en el hogar de insectos larvas, vertebrados y aves que se alimentan de estos. Estaba en un espacio bastante alejado de los otros árboles así que fue sencillo de componer la fotografía con la Vía Láctea detrás.

Es muy importante visitar los lugares durante el día para planificar una composición, se ahorra tiempo y evitas sorpresas ya que muchas veces se pueden presentar escenarios increíbles pero que no están precisamente en dirección al brazo de la Vía Láctea.

Te sugerimos:

GALERÍA: Así se ve el cielo cuajado de estrellas en el Desierto de Atacama, Chile

 Panorámica del lago Conguillio bajo el brazo de Orión. La palabra “Conguillío” proviene de "Ko-nqilliu" que en lengua Mapuche significa ”piñones en el agua” o “entre piñones”​ basándose en que abundan las araucarias y la existencia de lagos y lagunas a los que rodean. / Alexis Trigo/ IG: @alexistrigot
Panorámica del lago Conguillio bajo el brazo de Orión. La palabra “Conguillío” proviene de «Ko-nqilliu» que en lengua Mapuche significa ”piñones en el agua” o “entre piñones”​ basándose en que abundan las araucarias y la existencia de lagos y lagunas a los que rodean. / Alexis Trigo/ IG: @alexistrigot

A lo largo de todo el Sendero “La Playa” fui recorriendo la orilla del gran Lago Conguillio que durante el día es el balneario para muchos turistas, al estar más alejados de los grandes bosques durante la noche se convierte en el escenario de una de las mejores vistas panorámicas de la Vía Láctea. En la imagen se puede ver un leve tono verdoso en el cielo el cual corresponde a un efecto atmosférico llamado Luminiscencia nocturna (Airglow).

Lo que más me gustó de este cielo nocturno del sur es que, cuando los ojos se acostumbran a la noche, puedes ver que toma un color azul profundo que no he visto en Atacama. Por ello, decidí mantener ese color en el revelado de las imágenes para transmitir fielmente mi experiencia.

Aguas sagradas

Después de recorrer los alrededores cercanos al campamento llegaba la hora de moverme mucho más lejos, hacia los extremos del parque para registrar el reflejo de la Laguna Captren y Laguna Verde.

Crepúsculo náutico del amanecer frente a la laguna verde. En el cielo se puede apreciar el imponente Brazo galáctico de Sagitario a prontas de comenzar su temporada. / Alexis Trigo / IG: @alexistrigot

La Laguna Captrén sorprende de inmediato al tener una serie de árboles antiguos sumergidos bajo el agua que evidencian la gran cantidad de cambios geológicos que ha tenido este lugar. Llegué en plena hora azul cuando las aves de la laguna estaban listas para dormir dejando el lago en completa calma, ideal para capturar el mejor reflejo del cielo. Esperé hasta la hora del crepúsculo náutico para realizar la fotografía, de esa manera no estaba completamente a oscuras, ya que si hay mucha ausencia de luz es más probable tener imágenes granuladas que bajan la calidad, este grano también conocido como “ruido fotográfico” se presenta principalmente en los zonas de sombra de la imagen.

Después de registrar numerosos lugares con agua, comencé a intuir la importancia que este elemento debe tener en la comunidad local, específicamente en la cosmovisión Mapuche. Por esta razón, una vez finalizada mi visita a Conguillío, decidí pasar un par de noches en las afueras del parque, en el pueblo Melipeuco, donde se encuentra el Salto Truful Truful. Allí, organicé un tour nocturno en bicicleta con la ayuda del guía local Luciano, de la agencia Melibike Tour, con quien exploramos dos ángulos diferentes del salto. Truful Truful es un lugar que se caracteriza por ofrecer una vista espectacular desde sus costados, ya sea observando la cascada de cerca y desde una perspectiva panorámica de arriba.

Respecto a la importancia del río en la cosmovisión Mapuche, Luciano relató:

«El Río Truful Truful es un lugar de gran relevancia cultural y espiritual para el pueblo Mapuche debido a que sus aguas son consideradas sagradas. Desde este lugar, muchas “Machi Lawentuchefe” vienen a buscar agua para preparar sus medicinas. Además, este río es muy mencionado en las rogativas porque trae mucho “Newen”, (mucha energía). También es posible encontrar muchas plantas medicinales que crecen a lo largo de sus orillas.»

Vista panorámica del salto Truful Truful bajo el brazo de Sagitario y una evidente luminiscencia nocturna. Una de las versiones sobre la traducción de “truful truful” es “de salto en salto” pero hay otra versión que hace referencia al sonido que emite el río “truf truf”. / Alexis Trigo / IG: @alexistrigot

Un viaje al WenuMapu

Además de haberme cautivado con el paisaje jurásico de Conguillío y de haber tenido mis primeros acercamientos con la cosmovisión Mapuche, lo que más anhelaba era conocer historias relacionadas con el cielo nocturno. Así que decidí emprender un viaje un poco más al sur, hacia la región de Los Ríos para visitar la comuna de Panguipulli (Pangue = Puma / Püllü = espíritu: Espíritu de puma), con el fin de conocer a Jaime Calfiao, un verdadero maestro de descendencia Mapuche del linaje Wenuñamku (aguilucho del cielo) quien se dedica con árdua pasión a enseñar y difundir la cosmovisión Mapuche acerca del cielo nocturno a través de su experiencia Astrotour Panguipulli.

“Wenu Mapu”

Para los que no se han familiarizado aún con esta parte del planeta, la zona sur de Chile es conocida por ser el corazón del eterno pueblo Mapuche quienes denominan a toda la extensión del territorio como “WallMapu” donde han habitado por miles de años. Wenuñamku me transmitió una serie de historias sobre el habitar en WallMapu y la forma como se entrelaza con el cielo nocturno. De hecho, el cielo en general corresponde a una de las tres dimensiones del universo Mapuche. Se le llama Wenu Mapu que en lengua Mapudungun significa (Wenu = Cielo / Mapu = Tierra) “la tierra del cielo”. Minche Mapu (tierra de abajo) y Nag mapu o Anca mapu (tierra del medio, dónde viven los “che”, la gente)

Hogar de WenuÑamco y su madre Cecilia quienes amablemente me recibieron unos días para hacer fotografías y aprender del territorio. / Alexis Trigo / IG: @alexistrigot

WenuMapu tiene una expresión que me es bastante familiar con el cielo de la cosmovisión andina. Es esa conexión tan cercana con el diario vivir, muy común en las culturas de los Andes centrales. Ya es sabido que prácticamente todos los pueblos originarios guardan una estrecha relación con el entorno donde cada elemento de la naturaleza incluyendo el cielo es una fuente de vida y por ende de espíritu.

En palabras de Wenuñamku:

“En la espiritualidad Mapuche todo tiene una razón de ser, todo está compuesto por el  püllü “espíritu”, cada manifestación de la naturaleza tiene “ püllü” con quien se está en constante comunicación, el cielo no está ajeno a ello. Por ejemplo, los Volcanes activos son seres altamente sagrados, como el Volcán Rukapillan (Ruka= Casa, püllü = espíritu, Am = Alma) “La casa de espíritus y almas”. Su condición altitudinal lo sitúa más cerca del cielo y el humo que expulsa debido a su intensa actividad es un hilo conductor hacia el WenuMapu, es por ello que las ceremonias se realizan con una fogata a los pies de estos Tutelares. El fuego libera el humo que conecta con el cielo.”

Volcán Ruka Püllü Am, también conocido como Volcán Villarrica, es uno de los volcanes más activos de Sudamérica expulsando diariamente una fumarola que mantiene siempre expectantes a sus habitantes y a cientos de fotógrafos/as que buscan retratar el momento más impactante. En la imágen se puede apreciar la nebulosa de Carina y más abajo la constelación cruz del sur que en la cosmovisión Mapuche representa la huella de un ave llamada Choique. Esta ave habita mucho más al sur del territorio y no es común en el sector de la Araucanía lo que invita a deducir que dentro de una cosmovisión también se mezclan historias provenientes de otras corrientes más australes de la cultura Mapuche. / Alexis Trigo / IG: @alexistrigot

Orión no es Orión

 La constelación de Orión, es la más famosa del cielo nocturno tanto por su riqueza de objetos de espacio profundo que la componen como también su historia y nombre provenientes de la mitología griega. En este territorio Orión tiene su expresión social totalmente distinta dentro del universo Mapuche.

Wenuñamco me contó:

“La constelación de Orión es la proyección celeste de una de la ceremonia  más importante del pueblo nación Mapuche, el “Nguillatun”, es una rogativa que se realiza en las comunidades, en este caso también tenemos una ceremonia en el Wenu Mapu donde cada estrella representa a una de las personas que participa de la ceremonia. Por ejemplo, la estrella Rigel es el Lonko principal quien invita al Nguillatun mientras que Saiph se le llama “Epu Lonko”, quien es un invitado junto a su comunidad a la ceremonia, Alnitak, Alnilam y Mintaka se les dice “Kalfu Malen“ y corresponde al espacio en que pueden hacerse presentes antepasados y deidades provenientes de la Wenu Mapu.

La estrella Betelgeuse, una supergigante roja muy llamativa por su color anaranjado representa el fuego de la ceremonia “Pullu Am Kutral”, también tenemos que la nebulosa de Orión representa a la Machi (persona con profundos conocimientos del plano espiritual) quien dirige esta ceremonia ancestral y finalmente en lo que se conoce como el escudo de Orión tenemos el “Purrum”: una danza o baile Mapuche.”

(Relato proveniente de la ñaña «Willi, lof Traitraico»)
Machi Javiera con su kultrung (importante instrumento de percusión para realizar sus ceremonias). / Alexis Trigo / IG: @alexistrigot

Jaime Calfiao, descendiente de  WenuÑamku (cuarta generación), ha reconocido su camino a través de los “Pewma” (sueños) y tomado la responsabilidad de mantener viva la cosmovisión de un pueblo que sabe más que ningún otro de trascender el espacio y el tiempo. Gran parte de este importante conocimiento se encuentra contenido en la magistral investigación del libro “WenuMapu” de Margarita Canio Llanquinao y Gabriel Pozo Menares a quienes agradezco enormemente tan importante trabajo.

Un viaje sin fin al cielo nocturno

Después de mi primera visita al Conguillío, tuve la fortuna de participar en el encuentro Maputinkuy en el sector de Palguín alto. Fue un campamento de cinco noches donde, además de disfrutar de la naturaleza y la compañía de gente maravillosa, pude sumergirme en los pilares de la filosofía Mapuche y Andina.

Durante mi estadía, tuve la emocionante responsabilidad de inmortalizar aquel encuentro mágico a través de mi cámara. Decidí elegir una de las noches en las que nos reunimos alrededor de una cálida fogata para compartir historias y experiencias vividas en los talleres. Con la colaboración de todos, logré capturar una fotografía increíble que reflejaba la magia y la camaradería que experimentamos en el campamento. Recuerdo esa noche como una de las más memorables de mi viaje.

Wenuñamco explicando el cielo nocturno en su experiencia Astroturismo Panguipulli.
Wenuñamco explicando el cielo nocturno en su experiencia Astroturismo Panguipulli. / Alexis Trigo / IG: @alexistrigot

Mi breve viaje por Wall Mapu fue apenas un atisbo de esta manera distinta de percibir la realidad, sustentada en una profunda filosofía de vida. Sin lugar a dudas, este viaje enriqueció aún más mi perspectiva fotográfica sobre la relevancia social que el cielo nocturno ha tenido en la historia de las comunidades originarias. Es a través del relato oral de los abuelos y abuelas, que se ha transmitido de generación en generación, que podemos aprender acerca de la identidad cultural de este legendario territorio.

De esta manera, la astrofotografía se convierte en el medio artístico que me permite contar estas historias y explorar nuestra propia existencia a través de la luz. Esa luz, que es la tinta del fotógrafo, viaja por el espacio y el tiempo durante millones de años para derramarse en el sensor de la cámara, permitiéndonos plasmar de manera única el pasado de un pueblo y el cosmos en tiempo presente.

Encuentra todas las fotos que conforman este trabajo en este enlace.

No comments

Sorry, the comment form is closed at this time.